viernes, febrero 09, 2007

They (fucking) rule!

OK, sí. Voló una cucaracha de esas enormes de la calle cuando cruzaba. Y yo pensaba por qué nos parecen tan horribles, con su marrón inmundo y su crunch crunch y sus patitas asquerosas. Tal vez sea porque viven en la mugre; tal vez porque no obedecen a ningún ideal de belleza. Quizás, secretamente, las envidiemos por ser una especie que, sin proponérselo, es casi inmortal. Se supone que viven desde los dinosaurios, y nosotros tratando de edificar cosas “memorables”.
Muchas veces estoy segura de que son precisamente las cucarachas las que dominan el mundo, las que inventaron este juego, y están por todos lados vigilando, quizás controlando que generemos más y más basura para que coman, para que se alimenten y subsistan. Creo que nadie, ninguna raza es tan eficiente en la producción de basura como los seres humanos. De la más tóxica exótica. Somos su máquina perfecta.
Es cierto. Ellas nos gobiernan desde sus alcantarillas. Y se disfrazan de asco para que escapemos. Por eso, cuando a veces intento matar una, su cuerpo partido literalmente en dos sigue moviéndose inmune. Son dioses.

1 comentario:

Anónimo dijo...

jaja
qué bueno