jueves, noviembre 02, 2006

Girando en círculos

Esa pesadilla que prolongué, tal vez, demasiado tiempo en mis ojos. Eso que no me dejaba dormir hace meses, que me sostenía en una base imaginaria, como un placebo. No estás hace rato y de a poco me fui acostumbrando. Te hice y te deshice en mi mente mil veces. Ya no te quiero, no como antes, y no sé si es por mí o por algo que hiciste, o que dejaste de hacer. Pero hoy me bastó con una noticia que llegó más bien tarde, que te tomó tiempo vivir, para dejarte atrás para siempre. No sé si con todas estás vueltas nublé tu recuerdo que ahora es sangre y amargura. Expulsarte de mi mundo va a ser raro... Pero un alivio inexplicable fluye por mi psiquis esta tarde de meses después.

Mientras tanto, ese otro que te había desplazado de mis sueños, también se fue. Por otros motivos, pero tampoco seguirá transitando mis días. Le queda un tiempo en mí, adentro, hasta que pueda procesar esta micro experiencia y no detestarla. Si todo son fracasos... cuando terminan.

Los odio y me odio por no disfrutarlos. Por dejar que la ansiedad me corra y los ahuyente. Por sentir tanto, por darle espacio demás a lo que no lo merece. Si el resto está bien... ¿por qué sujetarme a eso que me desgarra? Por qué este capricho inútil que se repite infinito en los años. El espejo me asusta. Me devuelve una imagen inmadura, la misma de los 15... nada cambió.

Terror al abandono, negación de la negación. Qué triste. Un laberinto de emociones me atrapa esta tarde y tantas otras. Me siento suspendida de cuerdas que lastiman mis muñecas, y que yo misma, o quizás mis experiencias, fueron atando.

Todo está oscuro y la salida es sólo el tiempo, la tranquilidad. Pero eso es algo que no me sale fácil, y mi voluntad parece estar de vacaciones eternas.

1 comentario:

niñoespina dijo...

Justo me vengo a sumergir en tu blog, un día de mala onda..
Odio el tiempo, odio aguardarlo como la cura.
La cienca. ¿Qué onda? ¿No pueden inventar algo?

Pinchazo!