domingo, noviembre 12, 2006

Acá adentro

No sé de dónde nace el cause donde los impulsos que algunos tenemos se vuelven algo genial. Un guía, la voluntad, una oportunidad que llega o que buscamos. Hoy me siento frente a mi computadora, como todos los días. No creo que las letras que junto se conviertan en nada. No hoy, no esta noche, ¿pero cuándo? ¿pero cómo? No estoy ansiosa, quizás canalice eso en las colillas que se apilan en un cenicero heredado. Vino con la casa, con esta que estoy por dejar con algo de nostalgia.

Vivo sola hace un poco más de un año, entre estas paredes (no sé cuántas son) prestadas. Y acá adentro me encontré con el tiempo, entre otras cosas. Mi relación fue mutando: por momentos lo detesté, quería que pasara rápido para estar no sé dónde, quería que no se fuera para congelar un instante cómodo. Casi prendo otro cigarrillo mientras uno me mira desde la derecha del teclado. El tiempo... que me corría y me abrumaba. De repente, estábamos a solas. Hicimos el amor y nos peleamos, para después volver a estar juntos. No supe distinguir si estaba adentro, si estaba afuera, si podía dominarlo. Era el tiempo, era mi vida, yo conmigo y nadie más en el aire. Hubo visitas, amigos y novios, casuales y no tanto. Pero son pasajeros... algunos se quedaron.

Llega la noche y hoy estoy sola, con el reloj que saluda entre risas, hace la suya. Y es su función, seguir adelante, siempre, sin espiar otras posibilidades. Él es el verdadero esclavo de su tic tac eterno. Nosotros podemos elegir un montón de cosas más que el tiempo. Y aunque no podamos hacer que su curso cambie, qué importa, si en nuestro espacio pisamos donde queremos.

4 comentarios:

.pau. dijo...

Estoy en terapia con el tiempo, estamos conversando, charlando...aveces no me lo banco, otras lo quiero bien cerquita..asi estamos en tratativas..!

Ando con ganas de irme a vivir sola..y vos me las aumentaste!=)

Saludos nena!

Pablo B dijo...

Estuve leyendo lo que pusiste en los ultimos posts.
Muy interesantes, llegue chusmeando la web.
y para colmo, me dieron ganas de volver al mundo blogger.
Lo que me faltaba.
Besos Aldi,

Pablo Bullrich

niñoespina dijo...

Desde que me fui de la casa familiar, que hoy ya no lo es, pase por Barracas, Belgrano, Villa Urquiza, Belgrano, Colegiales y Villa Pueyrredón.
Recién hoy siento ese espacio como propio, donde las reglas las administro yo.
Eso me juega en contra.
¿Me estaré volviendo hermitaño?

niñoespina

Al-Div@ dijo...

Pau: Vivir sola es genial, sí. Pero tenés que estar preparada para estar con vos misma. Todo depende de cómo te lleves con Paula.

Pablito: Vuelva, vuelva, que es fascinante. Una ventanita para gritar algunas libres cosas.

Niño: El tema es cuando uno se cree omnipotente, cuando uno cree o quiere controlar otros mundos-personas con sus propias reglas.