lunes, octubre 23, 2006

Red

Me pregunto por qué ese tramado de hilos cambia todo. Porque unas piernas envueltas en líneas visibles se vuelven más sexies a tus ojos, a los de todos. La sugestión, tu piel, y todo vuelve a empezar. Una noche de dientes que arrancan mis medias, de tu mano que no puede evitar internarse en mi pollera en el taxi de ida. Tu desenfreno absoluto, tu cuerpo que encaja perfectamente con el mío, tus besos dulces del después.

Y te vas y te fuiste, como otras veces. Algo me hace pensar que quizás nunca vuelvas. Pero después otro cuarto y otras medias, un auto, un hotel. Y tu sonrisa, dulce. Y tu voz que me calma, tanto. Tu ir y venir apacible, tu intensidad.

No sé qué es esto y no me importa. Sólo espero verte, pronto.

1 comentario:

niñoespina dijo...

Sigo admirando tu modo de describir esas situaciones.
¿Son sólo momentos? ¿Hay que difrutarlos listo?
Estas cosas me entristecen.

Pinchazo!