domingo, agosto 20, 2006

Dulzura devaluada

Hice las compras del super por Internet. Pedí Melbas. Hay una opción de que si el producto que pedís no está en stock, te lo reponen con uno similar. Como nunca me da lo mismo, siempre clickeo que “no” a esa opción. Pero llegó el pedido y yo estaba antojada de Melbas... Pero me trajeron Panchitas. ¿A quién se le ocurrió que pueden llegar a ser algo similar? Por algún dios, esto es cualquiera. Encima que las Melbas son la mitad de lo que eran, las Pepitos también se achicaron, y ahora están más flacas, las Chips Ahoy! se fueron con Carlos (fue un sacrificio válido, sin embargo)... ¿qué será de nuestros tés y desayunos en 2 años? ¡OH!

3 comentarios:

niñoespina dijo...

Similar experiencia se experimenta con las Vauquitas, ahora llamadas Vaqueritas.
El paquete es del doble del tamaño el contenido.

abrazo de gol

Riggy from the blog dijo...

Parece que eso confirma la regla que dice que todo tiempo pasado fue mejor...
Pero no!
Existe maravillas que no existían antes, aunque más chiquitas, las Pepitos no existían cuando yo era chico, ni hablar de otras delicias de nuestro siglo...
Amén! Y a mirar para adelante...

Al-Div@ dijo...

Niñoespina: no soy muy fan de las Vauquitas o sus impostoras reemplazantes, pero entiendo el concepto...

Riggy: Nada de "Amén" en mi blog, eh. No hagas tu cruzada subliminal en mi cyberespacio. Igual, en el pasado tambien había cosas ricas que ya no hay, como unas pastillitas que venían en unas latitas de Don Gato y sus amigos... En verdad eran como las Gotitas de amor, o parecidas, con más azúcar impalpable. Pero que estuvieran en una latita era genial.
El pasado y el futuro, los dos, tienen sus atractivos.