viernes, julio 07, 2006

Keep on moving, keep on moving

Es tarde. No sé para qué pero siento que es tarde. Que todo debe empezar de cero, de otra manera. Seguir caminando, ante todo. No hay ruptura posible con uno mismo. Seguir y ver qué pasa. Intentar y caerse, mil veces. Hasta encontrar la salida. El camino. Lo que sea que uno busca, ese oasis que a veces es claro y otras veces se aleja, se desvanece como hecho de sueños. Confiar en que algún día llegaré, pero no esperar la llegada. Eso es lo último; antes está el camino y cada paso debería ser algo interesante. La plenitud, la forma de ver las cosas. La forma de dejarlas atrás, de seguir caminando sin darse vuelta demasiado. Un poco está bien, el exceso enferma. Desgasta las energías. Y hay que seguir caminando, y las energías nunca sobran. No hay que malgastarlas en el recuerdo de aquel tramo seguro. Después viene el bosque. Los árboles intimidantes. Y de vuelta las nubes. Quizás, la tormenta. El sol. Reparador y embriagante. Tus ojos en el sol, mientras miro para adelante. Para adelante, siempre. Camino despacio estos días. Recuperarse lleva tiempo, y la quietud no es tan terrible.

2 comentarios:

Niño Errante dijo...

En verdad hay que ponerse el sombrero de bulldozer y arremeter contra todo y todos, el algún momento pasa la furia y uno puede ver, con claridad, de que mierda se trata la vida.
Cordialmente,
Yo.

Al-Div@ dijo...

Yo soy partidaria de ir probando. Hace tiempo que me olvidé de las metas. Se van redefiniendo con cada paso. Y me he chocado contra infintas cosas, ¡y sin el sombrero!

Gracias por la visita. Cuando gustes.

Besos!

Al-Div@