miércoles, julio 19, 2006

Pares disueltos

Un aro se resbala de mi oreja que no supo retenerlo. ¿Es su culpa, o es simplemente la gravedad? El aro rueda hasta el piso, y desaparece. Otro más. Uno, nunca los dos. Siempre pierdo la mitad. Y me pregunto qué haré con esa legión de pendientes sueltos que me quedan, cómo podré combinarlos. Los miro, cada uno me recuerda al que no está, y a la situación en la que se deslizó de mi vida sin querer. Viajes, noches de a dos (sobre todo eso), descuidos en cualquier lado. Voy dejando aros donde paso. Son mis huellas, con formas y colores diferentes. Algún día se encontrarán, todos ellos que se hayan quedado con uno de mis aros, con un momento de mi vida, con algo de mis sentimientos, de mi tiempo, de mi pasión o mi cariño, y hablarán de mí, y los guardarán en una caja azul, y la tirarán al mar. Mis aros. Titilarán estrellas y círculos en el océano, los tragará algún pez, y alguien los encontrará en su plato una luna de verano. E imaginará que una chica, tal vez enamorada, perdió un aro entre besos y olas.

jueves, julio 13, 2006

So tonight

Sangre. Gente que se enamora. Que se encuentra y es feliz, hasta que deja de serlo. Hasta que aparece otro, o vuelve el mismo. Sangre y sexo. Agua en las paredes. Niebla. Conciencia de vacío, de vacío colmado. Deseo absoluto. Ser hombre y animal: lo mejor de los dos mundos. Un amante perdido en el tiempo, en la geografía. Reencuentros, adioses. Siempre el sexo. Presente. Y cuando falta, la nada. La libido naufraga en un río colorado. Una película de Almodóvar. Ese disco que era tuyo, y ahora es suyo. Un nombre que retumba. Único. Ahora es mío. Esta noche estoy sola. Ya no sé en quién pienso. Si pienso. Y que hay detrás de esta letra... “Nobody loves me, it’s true. Not like you do.” Colorado, en la ropa, en las paredes. Un toallón, un vino. Fluye el color en todos lados. Y mi piel se eriza. Recuerda aquella vez, la primera. Otro nombre y otro lugar. Otra casa, otro tiempo. Otro deseo desmedido, inyectado en ese encuentro. Y sigue aquel disco. Ese que no me acuerdo cuándo escuchamos juntos, y sí me acuerdo que escuchamos hace poco. Con vos. No con él. Sola, lo escucho. Y el colorado avanza. Almodóvar y sus historias cargadas de rojo. La tinta de una carta. El último cigarrillo. Es tarde. Hace frío. Hay clima de dos.

PD: Es el post número cien. ¿Hago una fiesta? No voy a ser menos que la Rolling Stone...

miércoles, julio 12, 2006

No (me) aguanto más

Enfermedad. Adicción. Ya no sé qué me lleva a mantener esta conducta. Es una pesadilla eterna, y yo me la fabrico. Solita. Nadie me ayuda. Todos quieren despertarme. Escucho, pero no reacciono. Estoy anestesiada, siguiendo por inercia. ¿Será el vacío? La ilusión de que desaparezca, la necesidad de calmarlo. Caprichos. Frustraciones. Paredes. Ya hasta te olvidaste de que éramos otra cosa. Ya. Quiero desaparecer. Ahora. Para siempre. No existir. No insistir. Sacar el chip que contiene tu nombre de este mi-mundo. No podemos habitarlo los dos. Sos vos, o soy yo. Y no puedo matarte. Ni matarme. No esta noche.

viernes, julio 07, 2006

Keep on moving, keep on moving

Es tarde. No sé para qué pero siento que es tarde. Que todo debe empezar de cero, de otra manera. Seguir caminando, ante todo. No hay ruptura posible con uno mismo. Seguir y ver qué pasa. Intentar y caerse, mil veces. Hasta encontrar la salida. El camino. Lo que sea que uno busca, ese oasis que a veces es claro y otras veces se aleja, se desvanece como hecho de sueños. Confiar en que algún día llegaré, pero no esperar la llegada. Eso es lo último; antes está el camino y cada paso debería ser algo interesante. La plenitud, la forma de ver las cosas. La forma de dejarlas atrás, de seguir caminando sin darse vuelta demasiado. Un poco está bien, el exceso enferma. Desgasta las energías. Y hay que seguir caminando, y las energías nunca sobran. No hay que malgastarlas en el recuerdo de aquel tramo seguro. Después viene el bosque. Los árboles intimidantes. Y de vuelta las nubes. Quizás, la tormenta. El sol. Reparador y embriagante. Tus ojos en el sol, mientras miro para adelante. Para adelante, siempre. Camino despacio estos días. Recuperarse lleva tiempo, y la quietud no es tan terrible.

martes, julio 04, 2006

4:00

Sólo sé que no quiero estar acá. Que no quiero sentir esto. ¿Cómo hago para escaparme de mí misma? Me siento paralizada, atrapada en un tiempo indefinido, sin fuerzas para hacer nada, sin sueño para dormir. Me encuentro repetidamente de noche, sin saber qué hacer con las horas, sin poder parar mi cabeza. Me pregunto cuándo va a pasar, cuándo vas a desaparecer de mis rincones.

No entiendo y no voy a entenderlo nunca. Sentía que eras el complemento ideal. ¿Y ahora qué hago, cuando ya te conocí y ya no te tengo, tan rápido? Y si trato de hacer otra cosa, y si trato de salir, me tropiezo con alguna canción o una carta olvidada de ese momento de entusiasmo absoluto. Recuerdo, reprimiéndome un poco. Te busco en otros y sólo hay agua. Nadie es como vos. Nadie nunca va a serlo.

No sé cómo irme del mundo, como frenar esta locura. ¿Será un capricho? ¿Por qué duele tanto la ausencia de algo externo a mí? Por qué te quiero y no voy a dejar de quererte. Por qué a mí. Yo sabía. Desde el día cero. Mejor no arrancar nada, para que no se termine.

Es insoportable.

domingo, julio 02, 2006

Segundo adiós

Y cuando llegará la hora precisa, ese instante eterno, la fatiga de pelear contra el desencuentro liberada en un rincón inesperado.

No puedo entender cómo perdí tus ojos, cómo dejaron de mirarme como antes. Intento recordar que yo también me había perdido, pero el camino me devolvió al encuentro, cuando ya estaba sola.

Y trato de descifrarte, de encontrarle un sentido a las palabras complicadas de tu mente complicada, como diría Tom. “What is eating you?” No sé. What is eating us. What the hell.

No puedo escuchar música sin escucharte atrás de todas esas letras. Alguna tarde en la que compartíamos un disco y unos besos, y no necesitábamos nada más.

Supongo que pronto serás otro. "Gracias por venir", igual. Gustavo show ayer.

sábado, julio 01, 2006

Running to stand still

`Well, in our country,' said Alice, still panting a little, `you'd generally get to somewhere else -- if you ran very fast for a long time, as we've been doing.'

`A slow sort of country!' said the Queen. `Now, here, you see, it takes all the running you can do, to keep in the same place. If you want to get somewhere else, you must run at least twice as fast as that!'


Through he looking-glass, by Lewis Carroll

Alicia. Un mundo nuevo, con otras reglas. Donde uno corre para quedarse en el mismo lugar. La reina estaba acostumbrada, Alicia se quedaba sin aire. Me siento la reina y te siento Alicia. Desconcertado.

Es que así debería ser. Uno tiene que hacer algo para estar donde está, sino las cosas se van, se pierden, el planeta gira y pasan.

No me pierdas. Por favor.