viernes, junio 23, 2006

Un lugar en el mundo



UFA. ¿Quién habrá inventado esa expresión tan sintética, dulce, perfecta? Un día, de esos en los que uno quiere irse al lugar más remoto de la Tierra, como si así pudiera escaparse de su “yo” y crear uno nuevo, me encontré mirando mapas en Encarta. Rusia. Una ciudad me llamó la atención por su nombre. Se llamaba nada más y nada menos que “UFA”. Me alegró la noche. Desde ese entonces, fantaseo con UFA. ¿Cómo será su gente? ¿Estarán todos tristes y frustrados? ¿Sabrán, si quiera, que ser un “ufano” significa tanto en estas latitudes? No quiero ir porque no quiero descubrir que es una ciudad más, como cualquier otra. Que hay fábricas y autos. En mi cabeza, la gente de UFA, con su río homónimo, bebe de esa angustia existencial todos los días. De ese horrible choque entre lo que queremos y lo que hay. Son seres inevitablemente meláncolicos. Todos lloran una vez por día, al menos.

No puedo dejar de pensar en una foto con el cartel que diga “Bienvenidos a UFA”. Aunque tengo miedo de entrar y no salir más.

(Creo que por eso también dilato ver las películas de la UFA...)

2 comentarios:

porteña dijo...

Y cómo será la música q escuchan? serán los lamentos que cruzan todo el globo con diferentes voces y suenan por altoparlantes?
Interesante el dato... yo tb suelo viajar por la Encarta... aunque no llegué a Rusia todabía.. jeje

saludosss

http://complicadaehisterica.blogspot.com

Al-Div@ dijo...

Gracias por la visita. Más tarde me sumerjo en tu blog-mundo.

Sí, yo llegué a Rusia sin escalas. No creo que el hecho de que Ufa esté ahí sea arbitrario. Después de todo, es gente que hizo LA revolución y fracasó. Deben ser de lo más frustrado que hay en la Tierra. Porque el que nunca lo intentó al menos conserva la esperanza...