miércoles, junio 14, 2006

Suicidio

Y qué hacer cuando caiga, cuando esta estúpida retención se convierta en otra cosa, insoportable. Y por qué seguir el juego, si ya sé de antemano que voy a perder, la única. Por qué seguir cultivando angustias, en vez de correrme. Por qué el capricho esta noche y las otras, la infantil convicción de que quizás sirva de algo, y la adulta certeza de que sólo puede tener un final triste, triste para mí, y por consecuencia de mis acciones.

Por qué no ser racional cinco minutos. Por qué no borrar lo que no me sirve. Por qué insistir cuando ya no hay nada. Por qué.

No hay comentarios.: