viernes, mayo 26, 2006

El duelo

Aquí ando, dormí tanto esta semana que hoy me fui a dormir a las 2, finalmente me dormí a las 3, y a las 6 ya estaba despierta. Si hoy llego tarde a la facultad soy una tarada.

No sé en qué pienso. De golpe creo que tengo que bajarme el frasco de flores de Bach entero para calmarme un poco. Siempre quiero estar un mes más adelante de lo que estoy, salteando sobre todo momentos de tristeza que sé que pasarán. Me da ansiedad estar bien, olvidar. Estar haciendo otra cosa, pensando en otra cosa. No tolero los duelos, pero si uno no los hace, después te saltan por algún lado (lo aprendí una vez más con esta nueva historia).

Y de golpe te sacan una cosa y pateás el resto... Y estos días tiré todo por los aires y hoy veré cómo acomodo las cosas. Amanecí con pilas, tomé café, quizás los antibióticos neutralicen su efecto... y me devuelvan a mi cama tan pronto termine la clase.

Mi jefe está de vacaciones. Mi otro trabajo está en proceso, tranquilo. Todo es tranquilo these days. Supongo que tendré, por lo tanto, un día tranquilo.

Esta semana estuve mirando fotos. Millones de ellas. Mi historia y las que hay atrás. Es raro ver a mi mamá con mi papá, felices, los dos de más o menos mi edad, mi hermano chiquitito. Es raro verlo a él, a mi papá, que no conozco, en tantas fotos, en tantos viajes. Verlos a los tres sonriendo, jugando... Y yo me lo perdí. ¿Mi hermano se acordará de algo? No sé por qué jamás me animé a preguntarle qué sintió. Es raro verme a mí, bebé, en los brazos de mi papá. Saber que alguna vez en un ego que no registraba demasiado supe de qué se trataba. Vernos vivos y juntos. Pensar que me abrazó durante meses...

Quizás mi tristeza de estos días no haya sido este duelo, sino el otro. El otro hecho 23 años después. O los dos juntos, aunque sean radicalmente diferentes. Qué sé yo.

No hay comentarios.: