viernes, mayo 19, 2006

The doors

"If the doors of perception were cleansed,
everything would appear to man as it is, infinite."


William Blake, "The Marriage of Heaven and Hell"

Puertas que se abrieron. Eran de un azul brillante en una mañana que caminamos esa ciudad mágica sin más rumbo que el de no separarnos. Ahora el azul es tristeza, es un candado, es un adiós. Se apaga, como nosotros.

Puertas que quisimos fotografiar y no lo hicimos, y ahora parece que nunca lo haremos. Como tantas otras cosas-puertas que perdimos antes de encontrarlas. Vos dijiste que nuestros caminos se abrieron... yo digo que vos te abriste. Pero no como una puerta, no. Todo lo contrario.

Puertas que empujo para volver a entrar y que no ceden. Puertas que me cuesta cerrar a pesar de que los días y tu indiferencia digan que ya no hay más que hacer. Maldigo ser tan luchadora y caprichosa a veces. Debería cerrar yo mi propia puerta y no dejarte entrar nunca más.

Te di las llaves de mis puertas, de la de mi casa y de las otras más íntimas todavía. Y hoy las mirás como si fueran las llaves de unas esposas que te pesan. Que lograste abrir y así liberarte. Liberate de mí.

¿Qué demonios estoy buscando, entonces?

Puertas nuevas. Que no se cierren tan rápido. Que sean ciertas. Que quieran que yo las cruce sin más.



Cusco, Perú (Enero 2006)

No hay comentarios.: