viernes, mayo 26, 2006

Descomposición

Pregunta al viento: ¿cómo hacer para vivir sola, y que la comida no te sobre y se pudra (odio este verbo y demás amigos) en la heladera? Delivery todos los días, cansa. Invitados todos los días, cansa. No puedo evitar ir al super y decir: “bueno, me compro comida sana, me cocino”. Y lleno la heladera y mi casa parece gloriosa. Mi vida, encaminada. Las lechugas asomando, frescas. El tomate colorado. Una tarta, pollo, todas las verduras de todos los colores.

Pero al cabo de unos días, todo son restos. Los hongos acechan. Todo se pone verde y feo. Porque uno no va a comer la misma tarta, el mismo wok de verduras, el mismo pollo con puerros y crema, tres comidas seguidas... De las Talitas parezco no cansarme nunca. Talitas y Melbas.

Uno puede cocinar o comprar comida y meter cosas en el feezer. Pero ahí queda todo. Porque descongelar con tiempo, ¿cómo hacerlo, si uno nunca sabe si va a comer en casa o no, solo o no...? Fuck eating.

Pequeños problemas burgueses.

No hay comentarios.: