viernes, marzo 17, 2006

Día luna...

Despertarme en medio de la noche. Insomnio. Lágrimas. Fantasmas. Abro las dos canillas, vacío un frasco de espuma y sales, para edulcorar la desesperante situación del desvelo. Te pienso y no puedo dormir. Lágrimas. El agua está perfecta. Una burbuja, otra burbuja. Me zambullo, cuento hasta 10. 1, 2, 3, 4... ¡10! Es poco. Sigo un rato abajo, a ver si me olvido de todo. No aguanto más. Siempre termino necesitando aire. Noche. ¿Dónde estás? Me envuelvo en una toalla, camino por la casa. Es chica, pronto me aburro de pisar mis huellas de jabón. Me meto en la cama, mojada. Cierro los ojos, fuerte, como si eso ayudara. 6: 15. ¿Qué demonios se puede hacer a las 6:15, sola? Prendo la compu, esbozo unas letras... horribles. Si el tiempo no pasa un poco más rápido voy a enloquecer. Y no espero nada. Boca arriba. Sólo que haya gente despierta por ahí, aunque no los quiera ver. Te llamo. A las 8. No, muy temprano. Posición fetal, lado derecho. Sábanas frías. Las saco, sólo me falta volver a enfermarme. Lado izquierdo, cubre colchón con polvo. ¡Por dios, necesito dormir! Escaparme de este mundo en sueños, aunque sean terribles, pero que no sean esta insoportable noche de jueves en mi casa.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

GUAUU,q buen post!

No quise ofender hoy, sory.-
Nosve en la vaca? =)

Saludos,
Ine.-

Al-Div@ dijo...

¡Gracias, Ine! ¿Lo decís por lo del reproche-fiesta? ¡OLVÍDALO! ¡No me ofendí! Dale, nos vemos en la Vaca este semana... Gracias por invitarme.

BESO!