lunes, febrero 20, 2006

And if he left off dreaming about you...

(...where do you suppose you´d be? / Lewis Carroll )

No sé qué escribir esta noche. La hoja en blanco me abruma de ideas inaprensibles. Flotan, partículas de vértigo que nunca se forma, que nunca es. Lo supe en ese preciso instante. Él miraba girar un trompo de colores. Yo fingía que las horas pasaban como si nada, apacibles, gratas, naturales.

Pero la noche me atrapó en su hoja en blanco, en su polvo de nostalgia y dilemas. Él dormía y yo pensaba en sus sueños. El soñaba que yo no fingía nada. Que era feliz, en serio.

Las múltiples realidades y esta, la suprema e ineludible de la vigilia. La exigente y tan familiar y aburrida por sólo serlo. Por ser cierta y compartida con otros. Por ser un cúmulo de objetivaciones comunes, que no permiten desear árboles azules y el mar en el cielo.

Él soñaba, dije, y yo miraba sus gestos distendidos, sus dedos de azúcar. Quizás llenaba un cuaderno entero de letras negras, de letras blancas y silencios de agua. Él dormía, cerca, y qué más importaba que eso.

1 comentario:

Riggy from the blog dijo...

El insomnio es un castigo amiga, sé que no tiene nada con ver con lo que escribiste en este último post pero lo hiciste en el anterior. Como quiera que sea yo padezco de insomnio y aunque amo la noche -su soledad, su paz, su gente escondida-, también sé que el no poder dormir es de las cosas más torturantes del mundo.
No lo busques, mirá si viene de verdad!
Besos