viernes, enero 27, 2006

Filtros

Es un día raro. No sé por qué el sol que muchas veces me alivia hoy me hace extrañar la noche. Ojalá las nubes acompañaran este estado entre sueños en el que desperté (si lo hice) esta mañana. ¿Un poco de lluvia sería demasiado pedir?

Eras vos. Eran vos y tu forma nueva, tan desconocida y a la vez tan familiar. Soy yo que estoy siendo distinta, que miro todo a través de agua.

Ahora le regalé unas horas al tiempo y al fin todo está oscuro. Y anduve paseando por la nada y estoy de vuelta, en mi rincón del mundo, en mi ultimísimo invento.

Me encuentro suspendida en una felicidad obscena, en una ficción irremediable, en una red tejida de imposibles vueltos tierra, o vos, o algo... quién sabe.

1 comentario:

Riggy from the blog dijo...

Qué mejor que sumergirse en La Nada para volver y darse cuenta que no todo está tan mal o, como en tu caso, cuán bien están las cosas.
Me alegra de corazón verte tan feliz..., y si se trata de una felicidad obsena vivila sin ninguna culpa, que bien merecida la tenés.